Dietas Restrictivas Vs Metabolismo Ahorrador: Engordo más cuanto menos como

Dietas Restrictivas Vs Metabolismo Ahorrador: Engordo más cuanto menos como

Con la llegada del buen tiempo comienza “La fiebre de las dietas” con el falso objetivo de poder lucir una vez más ese ideal de delgadez asociado al éxito. Una bajada de peso sacrificada, desequilibrada y transitoria que pone constantemente en riesgo nuestra salud. ¿Cuánto estamos dispuestos a pagar por ello? en este post me gustaría hacer una reflexión sobre los efectos que realmente tienen esas dietas en nuestro cuerpo y mente.

Las dietas restrictivas catalogadas como milagrosas y de moda solo sirven como tapadera para ocultar y engañarnos de algo que tenemos que cambiar saludablemente, haciendo de ello un hábito, sin tanto coste para la salud.

“Nadie dijo que los comienzos son fáciles, pero una vez dado el paso estas en el camino del cambio y la recompensa es más gratificante que ese esfuerzo inicial”.

metabolismo ahorrador

Cuántas veces hemos escuchado o nos hemos propuesto: “tengo que bajar rápidamente de peso” “necesito una dieta rápida ya”. Ante esto un especialista en Nutrición te expondría que lo ideal sería aprender a comer, adquirir buenos hábitos y que estos formen parte de tu vida sin suponer tanto esfuerzo ni sacrificio. La respuesta a ello suele ser “no tengo tiempo, eso ya lo haré” “necesito que sea rápido”, entre otras afirmaciones que todos ya conocemos. Y yo me cuestiono “¿Rápido?”, aclaremos este término. ¿Cuánto tiempo llevas a dieta? ¿Qué esfuerzo o coste te ha supuesto?, ¿Cuál ha sido tu resultado?, ¿En qué momento/situación te encuentras ahora?

Muchas personas se engañan con estos conceptos, se tiran años a dietas supuestamente rápidas pero al cabo del tiempo te has preguntado alguna vez dónde te encuentras y hacia dónde vas. Pues en la mayoría de los casos en la misma situación que el principio o peor con respecto al peso, además de añadirles las consecuencias físico y mentales que esto ha conllevado. Entonces, ¿son rápidas?, dejo que reflexiones esto un tiempo.

imatge-efecto-rebote

Antes de comenzar algunos efectos de estas dietas, hagamos una aclaración de conceptos:

  • Dieta: conjunto y cantidades de alimentos que se consumen habitualmente tanto por personas sanas, enfermas o convalecientes en el comer o beber con el fin de obtener los nutrientes necesarios para nuestro organismo.
  • Dieta equilibrada o saludable: aquella que contiene la energía y nutrientes necesarios en cantidad y calidad equilibrada para mantener un buen estado de salud en todos los aspectos (físico y mental) adaptadas a las distintas etapas y situaciones de la vida.

En conclusión, si unimos ambos conceptos podríamos decir que “dieta” va asociado a adquirir unos buenos hábitos saludables que nos permitan conservar nuestra salud y tener una buena calidad de vida. Sin embargo, comúnmente la palabra “dieta” va asociado a una alimentación con el objetivo de la pérdida de peso rápida y las connotaciones añadidas como son, prohibición, ansiedad por alimentos, aislamiento social, pasar hambre, disminuir la ingesta calórica por debajo de lo que necesitamos, además de ser un potencial factor desencadenante de trastornos de la alimentación.

¿En qué nos basamos para ponernos a dieta?

Desde muy pequeños tenemos un ideal de belleza que relaciona el éxito con la delgadez. Acordémonos de la famosa “Barbie”, “ken” con unos cuerpos muy alejados de la realidad del prototipo del cuerpo habitual y ni que decir tiene que la gran mayoría pretende parecerse a “cuerpos esculturales”  que en multitud de casos están modificados por ordenador, vendiéndonos un cuerpo irreal conseguido a través del “No comer” y “Dietas restrictivas.

IMAGEN DIETAS RESTRICITIVAS

Dietas restrictivas y metabolismo ahorrador

En primer lugar tener en consideración que las dietas restrictivas son dietas popularizadas que no tienen en cuenta las necesidades nutricionales y de vida de cada paciente. El cuerpo trabaja en función del equilibrio de nutrientes que recibe no solo por las calorías que tanto obsesionan.

Cuando una persona se somete a una dieta restrictiva, el cuerpo lo asocia como una agresión a su supervivencia y reacciona protegiéndose ante está intentando minimizar los daños y adaptarse al cambio para no perecer en el proceso. Es un sistema perfeccionado a los largo de muchos años de evolución desde que nuestros antepasados se enfrentaron a largos periodos de escasez de alimentos y donde sobrevivían aquellos que tenían genes  más ahorradores (Teoría del gen ahorrador, Neel 1962) y eran capaces de sobrevivir con menos necesidades. Así nuestro organismo fue genéticamente adaptado para:

  • Comer todo lo posible para cuando no había comida disponible.
  • Preferir los alimentos grasos porque eran nos permitían guardar energía para cuando no los hubiera.
  • Depositar todo exceso calórico como grasa, para sobrevivir en tiempos de escasez.

 

cura

En la actualidad la situación de disponibilidad de alimentos es distinta y lo que nos ayudó en aquellos años a sobrevivir, hoy nos conduce hacia la obesidad. Unas de las explicaciones del efecto rebote que se produce en este tipo de dietas restrictivas podría ser explicado con esta teoría. Hacen que se active el gen ahorrador y disminuya el gasto metabólico basal con el fin de ahorrar energía, de tal manera que:

  • Comenzamos a gastar menos
  • Nuestro cuerpo guarda todo lo que pueda para cuando sea necesario
  • Disminuimos el peso pero en nuestro cuerpo sigue activado el gen ahorrador y en la mente aumenta el deseo por ingerir aquellos alimentos que hemos catalogado como prohibidos.
  • La bajada de peso en gran medida es a consta de la masa muscular lo que también favorece la ganancia de grasa.
  • Llegado un punto no puedes mantener más la dieta, es muy difícil de controlar fisiológica y mentalmente.
  • Nos premiamos por el esfuerzo o descontrolamos, seguido de un sentimiento de culpabilidad por haber “roto la dieta” o pensamos “ya que hemos roto la dieta qué más da un poco más”. Aumentamos de peso.
  • Entramos en un círculo vicioso donde esa dieta rápida y restrictiva se convierte en un no acabar y ser un esclavo de la comida.

Entonces, volviendo a la reflexión de antes, ¿Son dietas rápidas?, cuestiónate cuanto tiempo llevas haciendo estas dietas sin resultados duraderos.

Desde mi punto de vista, la verdadera solución ante esto es encontrar LA CAUSA del porque hemos subido de peso y comenzar a modificarla. Dicho de otra manera, el peso elevado es consecuencia de algunos hábitos de tal manera que si los modificamos nuestro peso se regulará, pero sin estar tan pendiente de nuestra temida báscula y conservando una calidad de vida.

Imagen3

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una dieta para bajar de peso?

 

  • Lo primero, es analizar nuestra situación. Qué me está llevando a subir de peso, para poder fijar nuestros objetivos de manera más clara y personalizada.
  • Debe adaptarse a nuestro ritmo de vida, disponibilidad de tiempo, entorno familiar, ejercicio, entre otras.
  • Que respete nuestras preferencias alimentarias, dentro de un equilibrio y que nos ayude a aprender a degustar otros alimentos para que poco a poco se aleje de la monotonía y sea más amplia y variada.
  • Disfrutar con ella, es decir, no ver la lechuga y la pechuga a la plancha como un alimento que solo se toma cuando uno está a dieta.
  • Debe enseñarte a conectar con tu cuerpo, aprendiendo a escuchar lo que te pide por necesidad y conectar adecuadamente con las señales de hambre y saciedad.
  • No debe contener alimentos prohibidos (si no hay presencia de ninguna patología). Hay que aprenderlos a comer de forma equilibrada.
  • Por supuesto poner objetivos razonables y realistas de pérdida de peso que nos motiven y sean mantenidos en el tiempo

 

Y recuerda “somos más que el número de una báscula”

chiste

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies