Piel saludable para el verano

Piel saludable para el verano

Durante el invierno nuestra piel está más protegida de los agentes externos y el frío debido a las capas de ropa, pero y ¿durante el verano?. En la época estival hay que prestar una mayor atención al cuidado de nuestra piel ya que queda más desprotegida ante el calor y agentes externos que nos pueden provocar lesiones como quemaduras, manchas, lesiones cutáneas y envejecimiento prematuro de la piel entre otras afecciones.

belleza-piel-alimentacion

La alimentación es uno de los factores más importantes más importantes para el cuidado adecuado y conservación de nuestra piel.

 

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo. Cubre entre 1,5-2 m2 y constituye casi 1/6 de nuestro peso corporal. Lleva a cabo una serie de funciones relacionadas con  la protección frente a agresiones externas, termorregulación, impermeabilización, absorción de los rayos ultravioletas, producción de vitamina D, protección de microoganismos patógenos, detección de estímulos sensoriales y ayuda a mantener el balance hídrico del organismo.

Existe una relación muy estrecha entre la piel y la homoestasis nutricional, cualquier desequilibrio en nuestra alimentación, ya sea por deficiencia especifica de nutrientes o exceso de componentes tóxicos, pueden perturbar el equilibrio de la piel. Este órgano por tanto, es un reflejo del envejecimiento y nuestro estado de salud.

El envejecimiento de la piel es un fenómeno biológico que se puede dividir en varios componentes: El envejecimiento intrínseco determinado genéticamente y por el estilo de vida, donde está incluido nuestra manera de alimentarnos. El envejecimiento extrínseco causado por factores ambientales como la contaminación, las exposiciones prolongadas al sol, los rayos ultravioletas, tabaco, falta de sueño y la mala alimentación caracterizada por un exceso de calorías, grasas y una disminución de nutrientes dermoprotectores, que explicaremos con más detalle a continuación.

envejecimiento piel

Alimentación adecuada para nuestra piel. El cuidado interior se refleja en el exterior.

En los últimos 50 años, la incidencia de cáncer de piel se ha incrementado a nivel mundial. Solo en España ha aumentado un 38% en los últimos cuatro años, cerca de un 10% por año. Por ello, con este post me gustaría transmitir algunos consejos sobre alimentación saludable adaptada a la salud de nuestra piel, con el objetivo de que seamos coherentes a la hora de exponernos al sol y prevenir en lo máximo posible los estragos que este puede tener en nuestro organismo.

Según numerosas investigaciones se ha demostrado que los alimentos ricos en antioxidantes (betacaroteno, licopeno, luteína y zeaxantina), vitaminas (A, C y E) y grasas saludables omega 3 y alimentos ricos en polifenoles tienen la propiedad de promover la salud de nuestra piel.

Antioxidantes

Los antioxidantes captan los radicales libres y los eliminan evitando su efecto oxidativo tanto a nivel externo como interno. Además fortalecen el sistema inmunitario, nos protegen frente a factores de riesgo del cáncer y enfermedades cardiovasculares, reducen el riesgo de envejecimiento prematuro y previenen alteraciones de pigmentación de la piel.

Carotenoides y vitamina A: el betacaroteno, licopeno, luteína y zeaxantina son compuestos que poseen una actividad fotoprotectora de la piel. Los betacarotenos se encuentran presentes en las capas más superficiales de la piel (la dermis y epidermis). La exposición al sol reduce los niveles de carotenoides en nuestro organismo, por ello es importante recargar las reservas de estos nutrientes antes de la época estival. Para lograr esto se recomienda el consumo de alimentos como frutas y verduras de colores anaranjados, rojizos o amarillo intenso como la zanahoria, calabaza, boniato, mango, melocotón, albaricoque, melón de pulpa amarilla –anaranjada, remolacha, berros, etc. y verduras como el brócoli, espinacas, endivias, lechuga, pimiento, y alimentos de origen animal como los huevos, leche, atún, hígado, entre otros.

Vitamina C: esta vitamina actua junto a determinadas enzimas para fijar la estructura del colágeno dando estabilidad y tersura a nuestra piel además de ser un potente antioxidante con sus funciones correspondientes como se ha explicado anteriormente. Cuando tenemos déficit de vitamina C podemos reconocerlo porque hay una tendencia de la piel a tener una mayor fragilidad y lesiones, granos o protuberancias, además de una mayor facilidad de aparición de hematomas. Los alimentos por excelencia ricos en esta vitamina son la frutas y las verduras frescas como los cítricos (naranja, tomate, kiwi, fresones, etc), frutos rojos ( grosellas, moras, arándanos, frambuesas), pimientos, perejil fresco, coliflor, col china, brócoli, rábano, cereales como el amaranto  y alimentos de origen animal como el hígado, pato, pollo, pescados y mariscos.

Vitamina E: además de su multitud de funciones actua como filtro de los rayos solares y favorece la regeneración y cicatrización de los tejidos cutáneos. La podemos encontrar en aceites de primera presión en frío, semillas de girasol, lino, sésamo, achicoria, espárragos, espinacas, acelgas, perejil, aceitunas, aguacate, kiwi y frutos secos entre otros alimentos.

antioxidantes

Hay que tener en cuenta que estas vitaminas se suelen oxidar con facilidad por lo que se recomienda que cuando se ingieran en crudo se consuman lo antes posible una vez que estén al descubierto y cuando sean cocinadas, lo más recomendable es la cocción al vapor.

 

Otros elementos con acción antioxidante son:

Selenio: presente en los frutos secos, las semillas de calabaza, soja, avena, melón, ciruelas, uvas, peras, tomate, pepino, espinacas, alga kelp, champiñones, atún, huevos, carne y aves.

Zinc: en mariscos sobre todo ostras, carne, huevos, hígado, arroz y cereales integrales, garbanzos y lentejas.

Manganeso: en cereales integrales, legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde, entre otros alimentos.

Pronaca_alimentacion-para-tu-piel

Omega 3 y alimentos ricos en polifenoles:

Estos alimentos tienen una acción antiinflamatoria y nos ayudan a prevenir reacciones alérgicas al sol como la dermatitis, rojeces y eccemas. Entre los alimentos rico en polifenoles destacan las lentejas, guisantes, soja, té, vino tinto, frutas y verduras de color rojizo, cebolla, trigo sarraceno, cereales integrales, cacao, cebada, aceite de oliva, etc y en omega 3 principalmente los pescados azules de temporada como boquerones, sardinas, atún, bonito, marisco y nuestro gran preciado aceite de oliva.

Ni que decir tiene que todos estos alimentos deben de formar parte de una dieta variada y equilibrada donde no se trata de comer en grandes cantidades si no “muchos pocos” y una correcta hidratación a base de agua principalmente y complementando con jugos, licuados, infusiones, evitando los refrescos azucarados.  Por último resaltar que los alimento ricos en grasas saturadas, trans y azúcares presentes en alimentos como la bollería industrial, pastelería, comida rápida, embutidos y carnes rojas entre otros, retrasan la regeneración de la piel.

17a4ac8978845e20da112297c270faf5

Nutrement os desea a todos un feliz verano y una alimentación consciente.

Nutrement es sitio multidisciplinar, donde encontrarás información útil sobre nutrición, alimentación saludable y coaching nutricional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies